viernes, 7 de enero de 2011

Contaminación del agua con arsénico: Una solución posible

YA SE APLICA EN ESCUELAS PROVINCIALES CON EXCELENTES RESULTADOS
Un método de bajo costo elimina arsénico del agua
Un equipo de investigadores de la Universidad de La Plata probó la eficacia del método. Su aplicación a escala será una solución para la grave situación de localidades como Dorrego, Algarrobo, Villarino, y Patagones, entre otras.


Un sistema destinado a reducir los tenores de arsénico en agua subterránea a niveles inofensivos para la salud humana ya está siendo empleado con excelentes resultados en la primera de las escuelas rurales de la provincia integradas al proyecto ubicada en Punta Indio. Le seguirán: Carlos Casares, General Viamonte y Villarino, en el sudoeste bonaerense.
El método será aplicado en comunidades y escuelas rurales y fue desarrollado por investigadores pertenecientes a la Universidad Nacional de La Plata nucleados en el Instituto de Recursos Minerales (Inremi), el Centro de Química Inorgánica (Cequinor), el Centro de Investigación y Desarrollo de Ciencias Aplicadas (Cindeca) y la Planta Piloto Multipropósito de la Facultad de Ciencias Exactas.
El doctor en Geología Isidoro Schalamuk, quien dialogó con "La Nueva Provincia" sostuvo que las investigaciones comenzaron unos 5 años atrás, a raíz de reiteradas consultas de médicos de distintas provincias preocupados por los efectos del arsénico presente en el agua sobre la salud humana.
El equipo que lideró los trabajos estuvo integrado por el mencionado Schalamuk y los doctores en Química, Lía Botto y Horacio Thoma, todos investigadores del Conicet.
Schalamuk es director del Instituto de Recursos Minerales (Inremi), dependiente de la Universidad Nacional de La Plata y de la Comisión de Investigaciones Científicas de la Provincia de Buenos Aires, investigador superior del Conicet y emérito de la UNLP.
"El hierro es un elemento que incorpora al arsénico. Conocíamos distintos trabajos, pero teníamos muy presente que debíamos elegir un producto de bajo costo y fácil extracción. Eso teniendo en cuenta, fundamentalmente, adonde iba a ir dirigido este desarrollo", relató el investigador.
Agregó, que los primeros ensayos de laboratorio se hicieron sobre arcillas ferruginosas provenientes de la provincia de Buenos Aires, para pasar luego a la etapa piloto y, posteriormente, al desarrollo de una planta que podía tratar unos 2 mil litros de agua diarios.
"Los resultados han sido óptimos, ya que pasamos de 300 partes por billón de arsénico en agua a entre 4 y 5 partes por billón, que es lo que recomienda la Organización Mundial de la Salud, para agua de bebida", explicó el investigador.
Schalamuk señaló que las arcillas ferruginosas usadas reúnen un 40% de óxidos de hierro, lo que permite su reutilización entre 40 y 50 veces sin perjuicio para la calidad del tratamiento.
El método tiene un alto grado de efectividad, ya que con 200 kilos de arcilla se pueden tratar unos 100 mil litros de agua, según aseguran sus mentores.
"Otro aspecto muy importante es que la arcilla de desecho, con alto contenido de arsénico, no vuelve al medio ambiente. Puede destinarse a la producción de hormigones o cerámica, ya que el arsénico cambia su valencia química al ser llevado a calcinación y se inertiza", explicó Schalamuk.
El arseniato de hierro, que es la forma química que adquiere el elemento, queda aislado del medio ambiente y pasa a formar parte de la matriz del aluminosilicato (arcilla) cuando la temperatura se eleva entre 500 y 800 grados centígrados.
Esta condición fue certificada por el Laboratorio de Ensayo de Materiales de la Provincia de Buenos Aires (LEMIT).
Los efectos del arsénico y su grado de toxicidad --fue clasificado como cancerígeno clase A-- dependen de su configuración química y de su concentración, el más conocido es el Hidroarcenisismo Crónico Regional Endémico (HACRE)
El centro del país, desde Chaco hasta La Pampa, incluyendo Santiago del Estero y parcialmente Córdoba y Santa Fe, Buenos Aires y San Luis, tienen arsénico en el agua, existiendo lugares que poseen niveles de 70,100,300 y hasta 1.500 pbb (partes por billón).


Simplicidad y bajo mantenimiento. El equipo necesario para el tratamiento del agua reúne un tanque de 2.000 litros de capacidad con un sistema mecánico de agitación impulsado por un motor eléctrico, al que se le incorporan 200 kilos de arcilla (10%). Durante una hora el líquido es agitado mecánicamente y luego se lo deja decantar unas 3 horas, para derivarlo luego a otro depósito donde se agrega una dosis adecuada de floculante (sulfato de aluminio) para favorecer la precipitación de la arcilla, y cloro (bactericida) para asegurar su potabilidad. Finalmente, el agua es conducida hasta un tercer tanque donde se almacena.
La línea de conducción tiene incorporados varios microfiltros en su trayecto para eliminar la turbidez.
El sistema se encuentra en funcionamiento en una escuela rural de jornada doble ubicada en el Paraje Las Virutas, Partido de Punta Indio, donde además sirve al vecindario cercano. Merced a un subsidio de la Comisión de Investigaciones Científicas será instalado en otras tres escuelas: Carlos Casares, Viamonte y Villarino, todas de la provincia de Buenos Aires.
Los buenos resultados alcanzados impulsaron a la Dirección de Escuelas a gestionar un crédito ante el Banco Mundial, para extender el proyecto a 50 escuelas bonarenses.
Schalamuk agregó que el método también demostró una gran capacidad para reducir los tenores de flúor, que "aunque no es tan efectivo como con el arsénico, hace descender sustancialmente su presencia".

Tomado de: http://www.lanueva.com/edicion_impresa/nota/28/07/2010/a7s028.html

1 comentario:

Anónimo dijo...

profesora soy franco diaz de 5to 5ta y ubo un problemas con los trabajos y no los podemos enviar hoy....los puedo enviar a mañana si no soluciono esto hoy????